Original/Celeste, Bruna/Rating T/Claimer mode on.

enero 21, 2011

Gladium destringere

La odiabas. Te dejaste absorber por ese sentimiento que hacía tus rodillas débiles y que te temblara el mentón. Así fue como levantaste las manos para dibujar el ademán en el aire, pero no le lanzaste un deseo de muerte, sino un desgarre: la pérdida de algo valioso. Todo porque a Tristán le gustaba más su poesía que la tuya. Hubiera sido bastante para matarla. Sin embargo, la culpa te rondó como un animal salvaje cuando descubriste que se había suicidado a causa de la falta de inspiración. La rechazaste. Ahora él te miraba solamente a vos en ese aspecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s